• Legionella

Bacteria de legionella pneumophila
Bacteria de legionella pneumophila

La legionella o legionela, es una bacteria con forma de bacilo. Viven en aguas estancadas con un amplio rango de temperatura. Su crecimiento se ve favorecido por la presencia de materia orgánica. Requiere oxígeno para respirar y posee un flagelo para desplazarse. En lo concerniente a taxonomía; existen 48 especies dentro del género legionella, y un total de unos 78 serotipos de los cuales el más importante, por sus implicaciones médicas, es la especie legionella pneumophila.

La especie legionella pneumophila produce la enfermedad del legionario o legionelosis. La infección por legionella puede presentarse como neumonía típica o como una enfermedad febril sin focalización pulmonar denominada fiebre de Pontiac. La bacteria requiere para multiplicarse encontrarse dentro de amebas.

La mayor fuente de contagio es el sistema de aguas de grandes edificios, hoteles y hospitales, humidificadoras, maquinas de rocio, SPA’s y fuentes de agua termal. Los sistemas de aire acondicionado no son una fuente relevante de legionella. La legionella puede llevar a complicaciones pulmonares, sus síntomas son fatiga, dificultad para respirar y en ocasiones diarrea o dolores musculares. Se puede detectar por medio de un simple examen de orina.

• Aspergillus

Hongo aspergillus
Hongo aspergillus

El aspergillus es un género de alrededor de 200 hongos (mohos), y es ubicuo. Los hongos se pueden clasificar en dos formas morfológicas básicas: las levaduras y las hifas. El aspergillus es un hongo filamentoso (compuesto de cadenas de células, llamadas hifas), el tipo de hongos opuesto a las levaduras, éstas últimas compuestas de una sola célula redondeada. El hábitat natural del aspergillus son el heno y el compostaje.

El aspergillus es un hongo oportunista y uno de los que toma ventaja de personas inmunocomprometidas. Entre las patologías más frecuentes se encuentran:
– Aspergilosis pulmonar invasiva, especialmente importante en inmunosuprimidos.
– El hongo patógeno aspergillus fumigatus es un potencial desencadenante de asma severa y sinusitis y un factor determinante en la calidad ambiental en edificios.

Las esporas de aspergillus fumigatus, que se alimentan de materia orgánica muerta o en descomposición, se hallan suspendidas en la atmósfera y se estima que diariamente un promedio de 200 esporas son inhaladas y eliminadas normalmente por el sistema inmunitario del cuerpo. Sin embargo una colonización excesiva del hongo en los sistemas de climatización puede ser origen de infecciones.

Asimismo, el aspergillus fumigatus ha desarrollado habilidad para provocar infecciones en organismos con sistema inmunitario debilitado. Un 4% de los hospitales en Europa están afectados de aspergilosis, siendo ésta la principal causa de muerte en pacientes con leucemia y transplante de médula ósea.
– Onicomicosis: enfermedad de las uñas.
– Otomicosis: enfermedad principalmente del oído externo.
– Sinusitis alérgica.

Es relativamente frecuente confundir una infección por aspergillus con las más comunes infecciones bacterianas, así como puede haber una infección simultánea con ambos microorganismos.

• Salmonella

Bacteria de salmonella
Bacteria de salmonella

La salmonella es un género de bacterias que pertenece a la familia enterobacteriaceae, formado por bacilos gramnegativosanaerobios facultativos, con flagelos perítricos y que no desarrollan cápsula (excepto la especie S. typhi cita) ni esporas. Son bacterias móviles que producen sulfuro de hidrógeno (H2S). Fermentan glucosa por poseer una enzima especializada, pero no lactosa, y no producen ureasa.

Es un agente productor de zoonosis de distribución universal. La salmonella se transmite por contacto directo o contaminación cruzada durante la manipulación, en el procesado de alimentos o en el hogar, también por vía sexual.

Algunas salmonellas son comunes en la piel de tortugas y de muchos reptiles, lo cual puede ser importante cuando se manipulan a la vez este tipo de mascotas y alimentos.

La salmonelosis tiene un período de incubación de entre 5 horas y 5 días. A través de las heces (excremento) del enfermo se elimina un gran número de esta bacteria y se observa fiebre entérica con un periodo de incubación de 7 a 28 días, causante de dolor de cabeza, fiebre, dolor abdominal y diarrea, erupción máculo-papulosa en pecho y espalda. Los enfermos presentan un período de convalecencia entre 1 y 8 semanas y las personas curadas eliminan salmonella. También puede ocasionar fiebres entéricas o infección intestinal por intoxicación con algunos alimentos.

.